MALTA

Un verano sin playa no es verano…, y que mejor destino donde disfrutar de playas espectaculares y lugares increíbles que en MALTA

Disfrutamos de unas increíbles vistas y playas en Għajn Tuffieħa Bay, descubrimos Popeye Village, nombrado como el pueblo más bonito del mundo, nos bañamos en uno de los secretos del Mediterráneo, la Isla de Comino y el increíble Blue Lagoon, paseamos por su capital La Valeta, una imponente ciudad amurallada, y nos relajamos en la playa idílica de Paradise Bay.

Síguenos:
  • Instagram 2
  • Facebook 2

 

Nuevo verano… Nuevo destino al que viajar… 

Esta vez nos vamos a trasladar a una de las bellas islas del mediterráneo. Nos vamos a Malta!

Malta en realidad es un archipiélago en el mar Mediterráneo que se ubica entre Sicilia y la costa de África del Norte.

En esta ocasión volamos desde París con Malta Air. Vuelo cómodo pero con horario tarde.

Habíamos cenado en el avión, así que ahora tocaba llegar pronto al hotel.

Aterrizamos en el aeropuerto y fuimos directos al mostrador de la compañía del coche de alquiler. A continuación pusimos rumbo a nuestro hotel situado en el norte de la isla.

Al llegar, un check-in rápido con aperitivo de bienvenida incluido, y a dormir que ya era muy tarde.

 

¿Quieres ver el vídeo del viaje que hemos subido a YouTube? Pincha aquí

Despertamos en el resort que durante los próximos días seria nuestra casa.

El resort era el Labranda Resort SPA. (Puedes reservar desde aquí). Un precioso resort en la costa de Mellieha junto a las islas de Gozo y Comino, que nos hizo disfrutar y sentirnos como en casa. La zona de la piscina y las vistas desde la habitación merecen una mención especial.

Este primer día pasamos toda la mañana en el hotel, dándonos unos apetecibles baños en la piscina y disfrutando del sol.

En cambio, por la tarde nos desplazamos a Ghajn Tuffieha Bay.

Ghajn Tuffieha se encuentra junto a Golden Bay Beach y son unas de las mejores playas de arena de Malta. Su nombre significa “el ojo de la manzana” y esto se debe al tono rojizo que tiene su arena.

Para acceder hasta ella se debe bajar unas escaleras con casi 200 escalones formando una estampa espectacular.

Disfrutamos de la playa y después de un rato, Xabi subió hasta un alto donde se pueden obtener unas vistas increíbles de toda la bahía. Sin duda merece la pena.

 

(Puedes reservar cualquier tipo de actividad & excursión para disfrutar al máximo de Malta desde aquí)

Vamos con el segundo día en la Isla. Nos dirigimos al reciente nombrado pueblo más bonito del mundo: Popeye Village.

Popeye Village es una de las grandes atracciones turísticas de Malta. Se construyo para el rodaje de la película Popeye y conserva sus preciosas casitas de madera de colores.

La entrada cuesta alrededor de 15 euros, y es un lugar perfecto para pasar una mañana o incluso el día, ya que dentro hay restaurantes.

En el parque podemos encontrarnos con Popeye y Olivia, descubrir sus casitas por dentro, zona de minigolf y juegos, y por supuesto, bañarnos y disfrutar de sus preciosas aguas donde incluso hay una zona de hinchables para disfrutar al máximo.

Si vais a bañaros, os recomendamos coger hamaca lo antes posible, ya que luego se llenan y es difícil encontrar alguna.

Xabi decidió hacer un poco snorkel, y aunque tenemos que decir que apenas vio peces, se llevó una mala sorpresa y una medusa que merodeaba por allí, le picó dos veces en el brazo. Por suerte solo fue el susto e irritación, y no fue a más.

La tarde la echamos en el hotel relajándonos y disfrutando de la animación.

 

Amanecímos temprano un nuevo día. Mas temprano de lo normal, y es que hoy queríamos ir a Comino, y llegar de los primeros para deleitarnos en la preciosa isla.

Teníamos la suerte de que justo debajo de nuestro hotel salían unas pequeñas lanchas con dirección a la isla de Comino, haciendo ida y vuelta.

Cogimos el primero que salía a las 9am.

Al salir ya empezamos a saborear y disfrutar del mar mediterráneo y el precioso día que nos esperaba…

Una cosa que nos gustó bastante, es que las lanchas te dan una vuelta por alrededor de la isla antes de llegar a Blue Lagoon.

Como hemos dicho, nos acercaron a ver las Cuevas de Santa María. La isla de Comino está formada por enormes acantilados en los que se forman cuevas naturales. Estas cuevas son muy recomendables recorrerlas haciendo submarinismo, pero tuvimos la oportunidad de acercarnos a ellas, e incluso llegar a su entrada entre los acantilados.

A continuación nos pararon en la playa de Santa María, no sabemos si todos los botes paran aquí, o paramos porque había unas personas que querían bajar en esta playa menos conocida de la isla. Destacamos la estampa de la bahía con yates y barcos precioso.

Y ahora sí, llegamos a Blue Lagoon. La Laguna Azul es uno de los lugares imprescindibles en Malta. Se encuentra entre la isla de Comino y el islote de Cominotto. Un paraíso de piscinas naturales de arena blanca  y aguas turquesas cristalinas.

Al bajar del bote quedamos admirados al ver ese bonito color del agua del mar.

Como era pronto y no había casi gente, nos hicimos unas espectaculares fotos con ese bello mar de fondo.

Teníamos ganas de probar ese agua, pero antes de nada disidimos coger un par de hamacas con sombrilla. Recomendamos hacer esto, sobre todo si vais con niños, ya que el entorno es rocoso, y no hay un sitio “cómodo” donde estar.

Dejamos las cosas en las hamacas y bajamos a la playa. La zona de arena es escasa pero encontramos un huequito donde Eizan pudo disfrutar. También nos adentramos un poco más al mar donde gozar del agua cristalina en un entorno único.

A medida que pasaba el tiempo, van llegando excursiones y se iba llenando cada vez más.

Después de darnos un largo baño, salimos y tomamos algo en los bares y chiringuitos junto a la playa.

Como no teníamos otro plan y ya nos lo habiamos pasado en grande, decidimos coger el bote de regreso al hotel.

Mas tarde, pasamos el resto del día en la piscina, disfrutando de la animación y juegos del resort: waterpolo, dardos, aquagym, etc…

 

No podemos quedarnos sin visitar la capital de Malta, por lo que el día a día de hoy lo invertimos en descubrir La Valeta.

De camino a esta increíble ciudad amurallada, paramos en Sliema, una ciudad contigua y desde donde podemos tener unas vistas preciosas de La Valeta. Una pena que nos encontramos en obras la torre de la procatedral de San Pablo y ensuciaba un poco la preciosa fotografía y estampa que se obtiene

.

Llegamos a La Valeta y lo que más llama la atención son sus estrechas y pintorescas callejuelas. Una auténtica experiencia recorrer sus calles y centro histórico.

Después de unos largos paseos entramos a comer en un tipo de mercado gastronómico, donde se encontraban puestos de comida de diferentes países.

Al salir continuamos hasta posiblemente el mirador más fascinante de la ciudad. Se trata de los jardines superiores de Barraka.

Desde ellos obtenemos la mejor vista de la famosa Campana de La Valeta. Este monumento es un memorial al “asedio de Malta“, el bombardeo más brutal de la Segunda Guerra Mundial. Además, también se obtienen unas vistas panorámicas de las conocidas “tres ciudades de Malta“: Senglea, Vittoriosa y Cospicua.

 

Nuestro último día en esta preciosa isla Mediterránea seguiríamos invirtiéndolo en playa, y qué playa!

Nos fuimos a pasar a la mañana a una de las playas/calas con el agua más transparente y turquesa de la isla sin contar Comino y Gozo. Hablamos de Paradise Bay Beach.

Aunque es una playa pequeña, como hemos dicho, el color cristalino de sus aguas combinado con su arena blanca es lo que atrae de esta bonita cala.

Junto a ella se encuentra un beach club donde beber y comer algo, o reservar alguna hamaca con sombrilla junto a la playa.

 

Y llevándonos todos estos increíbles recuerdos y bellas experiencias, finalizamos nuestro viaje por una de las Islas más atractivas del Mediterráneo. Nos vamos de Malta sabiendo que algún día volveremos a disfrutar de historia, su sol y sus playas…

Autor entrada:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *