BULGARIA

Puede que Bulgaria sea un país desconocido para muchos, entre ellos tú si estás aquí, pero acompáñanos por este maravilloso viaje y os prometemos que jamás lo olvidaréis.

Llegaremos a la capital Sofía, con su imponente Catedral de Alexander Nevsky, para después descubrir el famoso Monasterio de Rila y Plovdiv, la “Ciudad Europea de la Cultura 2019”. Cogeremos un vuelo doméstico hasta la costa sur, en Pomorie se encontraba nuestro resort de playa. Por último, haremos una escapada a Nessebar, la “joya del Mar Negro” catalogado Patrimonio de la Humanidad.

Síguenos:
  • Instagram 2
  • Facebook 2

 

Antes que nada, os mostraremos cuál fue el plan de ruta que preparamos.

Era un viaje de verano por lo que teníamos claro que queríamos playa, pero sin olvidarnos del turismo cultural y enriquecedor. Por todo esto, buscando destinos descubrimos Bulgaria, y tras indagar e informarnos un poco, nos decantamos por este país.

Al principio pensamos en alquilar un coche e ir moviéndonos por el país, pero tras valorar sus pros y sus contras, decidimos tomar como base su capital Sofía.

Desde Sofía descubriríamos el famoso Monasterio de Rila y Plovdiv, la “Ciudad Europea de la Cultura 2019” para después coger un vuelo doméstico hasta la costa sur, mas concretamente en Pomorie donde se encontraba nuestro resort de playa. Por último, haríamos una escapada a Nessebar, un precioso pueblo catalogado Patrimonio de la Humanidad.

Datos prácticos para viajar a Bulgaria:

-Para los españoles no hacen falta ni pasaporte ni visado. Como cualquier ciudadano de la Unión Europea, solo necesitan el DNI en vigor para viajar por un periodo inferior a 90 días.

-La moneda local es el lev (BGN), en plural “leva”. 1 lev equivale aproximadamente 0,5 euros. Existen numerosos cajeros en todo el país, nosotros no hemos tenido ningún problema para sacar dinero. Es un país muy barato en general.

-Respecto a la sanidad, al pertenecer a la Unión Europea, con poseer la Tarjeta Sanitaria Europea tendrás cobertura medica en todo el país.

-Otro aspecto muy importante a tener en cuenta, y más cuando viajamos a un país desconocido es la Seguridad. Bulgaria es un país totalmente seguro, por lo que este tema, no debe daros ninguna preocupación.

Y con todo esto claro, comenzamos nuestro viaje:

 

Partimos volando a última hora de la tarde con Ryanair, desde Madrid a Sofía. Un vuelo de aproximadamente 3 horas y media donde aprovechamos para cenar a bordo.

Al llegar al aeropuerto todo fue muy rápido, las maletas salieron enseguida. Teníamos contratado transporte privado al hotel y llegamos enseguida, el check in también fue muy ágil. El hotel era el City Hotel, BW Premier Collection (Puedes reservar desde aquí) Totalmente recomendable para una estancia corta en Sofáa, a tan solo 3 minutos andando de la catedral.

Todo esto es de agradecer cuando se llega tarde para poder descansar bien a la noche, y más con un niño pequeño. Así que nos dormimos enseguida para comenzar nuestra aventura.

(Puedes reservar cualquier tipo de actividad & excursión para disfrutar al máximo de SOFIA y sus alrededores desde aquí)

Despertamos sin prisa, justo para desayunar y totalmente descansados.

Empezamos descubriendo la joya de Sofía. La Catedral de Alexander Nevsky. Apenas la teníamos a 5 minutos del hotel.

Esta catedral ortodoxa, fue construida en honor a todos aquellos rusos caídos en la liberación del país del imperio turco.  Actualmente es el punto mas turístico de la capital Búlgara. Aprovechamos para sacar fotos, ya que no había mucha gente en los alrededores y como podéis ver, quedaron espectaculares.

 

Después de admirarla por fuera, entramos en su interior. Como apreciáis, no desmerece nada. Una preciosa cripta junto con unos bellos frescos, con una de las mayores colecciones de arte e iconos ortodoxos del planeta.

Como curiosidad, en el interior no se pueden hacer fotos ni vídeos, excepto si pagamos una pequeña cantidad. Accediendo, los vigilantes que hay el interior no te pondrán ninguna pega.

Nos entretuvimos bastante en este punto, y es que merece mucho la pena. Nuestro siguiente plan, era ir al Bulevar Vitosha, una de las calles mas turísticas de la ciudad, donde podemos encontrar numerosas tiendas y restaurantes. Teníamos pensado llegar a comer allí mientras de camino, íbamos viendo otros puntos interesantes de la ciudad.

Uno de ellos es la Iglesia Rusa de San Nicolás. Otro de los edificios emblemáticos de Sofía. Una arquitectura fantástica con sus cúpulas doradas, que al verla parece que estas en la misma Rusia.

Fue construido a principios del siglo XX por la embajada Rusa sobre las ruinas de una antigua mezquita tras la expulsión de los otomanos por el ejército Ruso.

Por el camino también nos encontramos con la Iglesia Sveti Georgi o Iglesia de San Jorge. Actualmente es el edificio mas antiguo de Sofía. Fue construida en la antigua ciudad de Serdica por los romanos en el siglo IV.

Seguimos caminando y llegamos al Bulevar Vitosha. La principal calle comercial de la ciudad. Podemos encontrar numerosas tiendas y restaurantes dedicadas al turista. Aprovechamos a comer allí y dar un agradable paseo mientras comíamos un rico helado.

A continuación tomamos dirección a la mezquita Banya Bashi. Atravesamos una zona de antiguas ruinas romanas, nos pareció una estampa muy bonita con la mezquita al fondo.

Y llegamos a la única mezquita que actualmente hay en Sofia. La mezquita Banya Bashi. Su entrada es gratuita y está abierta a todo el público excepto en las horas de rezo.

Justo la lado nos encontramos con los Baños Centrales, uno de los edificios más bonitos y llamativos del centro de la ciudad. Construido donde donde se encontraban unos antiguos baños turcos. Actualmente alberga unas piscinas cubiertas y salas para tratamientos corporales.

Se hacia ya tarde y nos dirigimos al hotel, ya que teníamos pensado cenar en su restaurante. De camino pasamos por un paseo subterráneo donde se encuentran antiguos restos y ruinas de la antigua ciudad romana de Serdica.

No podemos dejar de mencionar la estatua de Santa Sofía. Una representación de la mártir venerada por la iglesia ortodoxa y patrona de la ciudad.

 

Despertábamos por segunda vez en Sofía, y hoy iba a ser un día muy especial. Hoy visitaríamos el Monasterio de Rila. Uno de los símbolos de Bulgaria y un destino turístico muy popular, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Habíamos contratado solo el transporte en minivan y una vez allí haríamos la visita por nuestra cuenta. El trayecto desde Sofía dura casi 2h, ya que las carreteras son de baja velocidad debido a que se encuentra en las montañas.

Antes que nada, deciros que el Monsterio de Rila se fundó en el siglo X. Su historia está directamente relacionada con el primer ermitaño búlgaro San Juan de Rila, que se estableció en la zona y se dedicó al ayuno y la oración.

Cuando llegamos, bajamos de la minivan en el parking y acordamos la hora de regreso. Lo primero que dijimos fué la de gente que había, estaba a abarrotar.

Es cierto que desde fuera no puedes hacerte una idea de lo que vas a encontrarte, pero una vez en su interior, tenemos que decir que es un complejo realmente precioso y muy pintoresco. Una visita obligada en Bulgaria.

Para su acceso, la vestimenta debe ser la adecuada a cualquier templo o complejo religioso, mujeres con hombros tapados, pantalones por debajo de la rodillas etc…

La iglesia es pequeñita, y había una misa, así que os podéis imaginar como estaba de gente…

Una de las cosas a destacar del monasterio son sus frescos y pinturas, sin duda son espectaculares, una obra de arte.

Os dejamos unas fotos para que os podáis hacer una idea de esta maravilla.

Después de disfrutar de esta maravilla, comimos en un restaurante anexo al monasterio.

Avisaros que justo en los alrededores no hay mucha oferta gastronómica. Nosotros vimos una especie de restaurante de comida rápida, ya que había una cola en una ventanilla y ahí te daban la comida, y el restaurante donde comimos nosotros, que a pesar de estar lleno de gente, la verdad comimos bastante bien.

Después de comer fuimos directos a Sofía. Pasamos la tarde y cenamos en las proximidades del hotel.

Esa misma noche volvimos a visitar la Catedral de Alexander Nevsky iluminada bajo la oscuridad. Una imagen preciosa que tampoco hay que perderse.

 

El ultimo día en Sofía, lo emplearíamos para conocer Plovdiv.

Como os comentamos al inicio del relato, teníamos la ciudad de Sofía como base para desplazarnos. Debido a que no queríamos volver a meter a Eizan un viaje de 2h ida y otras 2h vuelta, Xabi había contratado una excursión en grupo e iría el solo, mientras Isa y Eizan se quedarían mas tranquilos ese día por Sofía.

Plovdiv se encuentra al sur de Bulgaria. Es una de las ciudades más antiguas del mundo. Sus antiguos asentamientos datan del año 4000 antes de cristo.

Esta ciudad tiene un valor histórico y arquitectónico sin igual, y es por ello, ha sido declarada Capital Europea de la Cultura del año 2019.

Llegamos a la ciudad y empezaríamos descubriendo su casco antiguo o ciudad vieja, donde nos encontraremos con el pasado prehistórico, tracio, helenístico, romano, medieval y, sobre todo, del Renacimiento Nacional búlgaro de la ciudad.

Comenzamos desde la puerta Hisar Kapia. Su nombre de origen turco significa: “puerta de la fortaleza”, y nos dió la entrada a esta fantástica ciudad.

Seguimos caminando y llegamos a la cima de la colina Nebet Tepe. Nunca había oído hablar de esta zona, pero la verdad fue uno de los sitios que más me gustó. Es un complejo arqueológico donde se encuentran las ruinas más antiguas de la ciudad.

También destacamos las vistas que se obtienen desde la cima, espectaculares…..

Continuamos conociendo el centro histórico. Sin duda, al caminar por aquí te das cuenta porque le han dado el galardón de Ciudad de la cultura europea 2019.

Toda la zona es de calles empedradas con subidas y bajadas que invitan a pasear tranquilamente. Lo que más llama la atención, son las casas y mansiones tan peculiares construidas en época de dominación otomana pero siguiendo los cánones del Renacimiento Nacional Búlgaro.

Y ahora llegamos a uno de los puntos mas famosos y conocidos de la ciudad: El Teatro Romano.

He de reconocer que era uno de los sitios que más ganas tenia de ver en esta visita a Plovdiv. Sin ninguna duda es espectacular, es uno de los anfiteatros mejor conservados que conocemos.

Aunque desde fuera se puede apreciar perfectamente, para mí mereció la pena pagar la entrada que no llegaba a 5 euros y disfrutarlo muchísimo mejor.

Una de las construcciones que me llamó mucho la atención y me gustó, fue la iglesia ortodoxa The Virgin Mary Eastern.

Justo en el centro de la ciudad y llegando a la parte más moderna, podemos encontrar la Mezquita Dzhumaya. Es el principal templo musulmán de Plovdiv.

Para comer, la elección fue un restaurante en la calle Knyaz Alexander I, una de las calles peatonales turísticas más largas de Europa. Esta zona es mucho más moderna y contrasta con la arquitectura de la ciudad vieja.

Así terminábamos de descubrir Plovdiv y también nuestra estancia en Sofía. Al día siguiente teníamos los vuelos hasta el aeropuerto de Burgas para llegar a la zona de costa.

 

Llegamos a Pomorie!

Pomorie es una ciudad y complejo vacacional situado en la costa sur de Bulgaria bañada por el Mar Negro, llena de apartamentos y hoteles de playa. Habíamos reservado un resort todo incluido precioso. El hotel era el Sunset Resort Pomorie (Puedes reservar desde aquí) y debemos decir que todo fue espectacular, un hotel enorme con numerosas piscinas, a pie de una playa preciosa y sin duda, las vistas desde la habitación nos dejaron con la boca abierta.

El mismo día que llegamos y el siguiente, estuvimos de absoluto relax. Disfrutando del hotel y de la playa.

Eizan se lo pasó genial.

 

 

Nuestro tercer día visitamos Nessebar, uno de los pueblos con más encanto que hemos conocido. Habíamos escuchado maravillas sobre la parte vieja, pero hay que estar allí para sentir eso tan especial que desprende.

El gran patrimonio de Nessebar se encuentra en su casco histórico, de hecho, ha sido declarado Patrimonio de la humanidad.

Llegamos en taxi desde Pomorie en apenas 15 minutos y paramos justo en el punte que hay al comienzo de la parte amurallada donde se encuentra el tan fotografiado molino de madera de la ciudad, que da paso a las bonitas calles empedradas que íbamos a recorrer.

Empezar a pasear por esas calles es todo una delicia. Es una parte muy turística en donde hay una tienda de souvenirs en cada rincón, pero es mágico caminar admirando las casas con esa arquitectura búlgara tan típica.

Encontraremos numerosos rincones mágicos en cada uno de nuestros pasos, como este de la foto que tenemos a continuación, una playita preciosa con ese maravilloso color del mar Negro.

Dentro de este maravilloso casco histórico encontramos decenas de iglesias. Muchas de ellas fruto del reinado del Zar Iván Alexander (1331-1371) que creyó en la ciudad como centro espiritual y religioso de su imperio, como la Iglesia del Cristo Pantocrátor, que personalmente nos pareció preciosa junto con sus bellos jardines a ras de su fachada, o también otra a destacar, la Iglesia de San Juan Bautista.

Las ruinas de la Iglesia de Santa Sofía es probablemente la zona más rica históricamente hablando de lugar y uno de los sitios mas fotografiados. Esta antigua iglesia ortodoxa forma parte de la lista de sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO y de los 100 sitios turísticos de Bulgaria

Después de comer, llamamos nuevamente al taxi en el que habíamos venido y volvimos al hotel a relajarnos.

 

Llegaba nuestro último día en Bulgaria y seguíamos descubriendo las playas de Pomorie. Como ciudad no tiene apenas nada que ver, pero sus playas nos sorprendieron mucho. Como os comentamos anteriormente, esta lleno de apartamentos y hoteles de playa. Ideal para unas vacaciones tranquilas.

Último amanecer en este precioso resort y fascinante país. Nuestro vuelo con dirección a España salía después de comer, por lo que esa mañana decidimos pasarla en la piscina cubierta y SPA del hotel. Qué mejor manera de acabar unas vacaciones que relajándonos lo mejor posible jejeje.

Y de esta manera finalizamos nuestro paso por Bulgaria.

Un país desconocido para nosotros, pero que nos lo ha dado todo.

Jamás olvidaremos todos los momentos y fantásticas experiencias que hemos pasado en él. Preciosos los lugares que hemos descubierto y que quedaron por conocer…..

Síguenos:
  • Instagram 2
  • Facebook 2

Autor entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *