AUSTRALIA, LA TIERRA DE LOS SUEÑOS

EN LA ANTIGUËDAD

Los primeros humanos llegaron a esta lejana y enorme isla hace más de 64mil años, cuando se encontraba unida a otras regiones de Oceanía. Regiones de las que se separó cuando el nivel mundial de las aguas ascendió, pero con quienes se siguió teniendo contactos.

Se desarrolló una cultura indígena única, sorprendente, dotada de un misticismo y una mítica que no deja indiferente. El Tiempo de los Sueños, la base de su sistema de creencias, dice que toda la Creación proviene de una dimensión onírica desde la que parte el espíritu antes de ser carne.

Aunque los cuentos que forman sus tradiciones cambian ligeramente según la zona, en general tienen una idea curiosa de percibir los real. El Soñar y el mundo en dos dimensiones paralelas, entre el Sueño y el Mundo Físico

Y qué decir de sus cuentos creacionistas, que parecen describir la propia evolución darwiniana.

Serán los españoles los primeros europeos en encontrar sus costas, aunque no se establecieron en ellas; guardando el secreto de su ubicación. También un español será quien de nombre a las islas del sur del Pacífico como Australia; pero no refiriéndose a la Australia actual. El término se irá adoptando por holandeses e ingleses, hasta que al fin acabe perdiendo la “i” que asociaba el nombre con Austria y solo se emplee para la gran isla.

Existe un mapa de un jesuita italiano que vivió en China de principios del siglo XVII, que dejó en blanco la zona australiana, anotando allí: Nadie ha estado en esta tierra del sur, por lo tanto no sabemos nada de ella.

Añadiendo en caracteres chinos: Tierra de Fuego y Tierra de Loros.

Así que no era un lugar aislado del mundo, inaccesible. Solo se mantenía acunado en su Sueño.

Comparte:Share on FacebookShare on TumblrEmail this to someone
Síguenos:
  • Instagram 2
  • Facebook 2

 

DESTINO HACIA EL OTRO LADO DEL MUNDO

El viaje a Australia debió ser una idea inmensa en la mente de un colono europeo del siglo XIX. Por suerte para nosotros, lo que antes llevaba meses y el peligro de embravecidos mares llenos de piratas, hoy se disfruta sentado en un avión escuchando música.

Así llegaremos a un país moderno, con uno de los mejores y más valorados niveles de vida. Ciudades espectaculares, pueblos con encanto, playas infinitas y un clima cálido que invita a ellas.

Sin olvidar otro de sus atractivos reclamos, la fauna única. Australia posee especies endémicas dotando de más magia esta nación. Reforzando más aún la idea de estar adentrándose en la Tierra de los Sueños.

 

DIEZ LUGARES QUE NO TE PUEDES PERDER

Hemos llegado a este impresionante país, ¿ahora qué?

Ahora vamos a pasar a visitar diez lugares imprescindibles, aunque por el camino seguramente encuentres otros tantos que conformarán tu lista.

Hablaremos de sus principales urbes y de otros puntos referentes.

Australia es muy grande y hay mucho qué ver; así que vamos a ello.

(Puedes reservar cualquier tipo de actividad & excursión para disfrutar al máximo Australia desde aquí)

 

Sidney

Primera colonia británica en la isla que creció hasta convertirse en la mayor ciudad de Oceanía en la actualidad, con casi 5 millones de habitantes en su zona metropolitana.

No es la capital australiana, como algunos creen, este honor lo disfruta Canberra; urbe más pequeña, dispuesta entre Sidney y Melbourne.

Pero sí es la más conocida y visitada; una de las 15 ciudades más turísticas del mundo.

Sidney tiene mucho que ofrecer al turista.

La famosa Casa de la Ópera, Patrimonio de la Humanidad desde 2007, situada en la hermosa bahía desde la que nace la ciudad; es uno de los emblemas de Sidney. Su arquitectura vanguardista marcó escuela.

El Puente de la Bahía es otro de los destinos clave en la ciudad. Se trata de uno de los puentes navegables bajo él más grandes del mundo. Pero lo que buscamos desde este punto son las inmejorables vistas de la ciudad y su bahía; el skyline sidneyés y la Ópera.

Aunque la mejor forma de cruzar la bahía es el ferry y conocer distintos lugares de la ciudad. Tendrás unas vistas únicas y podrás acceder a un grato recorrido que te llevará por varios puntos turísticos. Buen precio y un servicio de calidad.

Hay mil lugares que ver en esta ciudad, considerada una de las diez que mejor calidad de vida disfruta del mundo. Parques como el Hide Park en la misma urbe o el Parque Nacional Kamay Bahia Botany, al sur de Sidney, donde podrás avistar cetáceos.

También el Zoológico Taronga, el Acuario de Sidney que es público, o el Explore Wild Life Sidney muy próximo a este. El Featherdale Wildlife Park se encuentra alejado del centro urbano, pero la experiencia es maravillosa; sobretodo al no tener una afluencia tan grande como otros puntos.

Y como enclaves culturales, entre otros, el Museum of Sidney, los Cuarteles de Hide Park, The Rock Discovery Museum o el Museum of Contemporary Art Australia en The Rock, el barrio más europeo de la ciudad. Tendremos una visita que recorrerá distintos aspectos, tanto del pasado como de la actualidad; sentir a través de los ojos del artista.

O quizá otro tipo de diversión en el Wet ´n´ Wild Sidney; parque acuático temático. Con atracciones para jóvenes y adultos. Con diversas opciones de pase, incluyendo una de temporada que te permitirá disfrutarlo todo el verano.

Esta ciudad es impresionante, llena de barrios con una personalidad única. Un servicio de transportes cómodo y eficaz, una oferta turística completa y puerta de acceso a un país que nos está aguardando.

 

Melbourne

Y no se puede hablar de Sidney sin hacerlo de su hermana Melbourne; la que fue capital australiana hasta el traslado de la misma a Canberra.

Es la segunda ciudad del país, superando los 4 mill de habitantes en su zona metropolitana, y ofrece una alta calidad de vida para sus gentes al igual que la primera. Combinando modernidad y aires victorianos junto a la costa sur australiana.

Conocida como la Ciudad Jardín, debido a los numerosos parques que en ella encontraremos. Los Reales Jardines Botánicos son un paseo ineludible si se visita Melbourne. Al lado del centro tendrás los Fitsroy Gardens, pequeño parque en el que se encuentra la casa museo de James Cook, el famoso navegante inglés que fue el primer europeo en pisar suelo australiano. Así como el Treasury Gardens, Melbourne´s Gardens, Queen Victoria Gardens, Flagstaff Gardens, Carlton Gardens,… Melbourne está lleno de lugares ajardinados y con zonas de recreo, paseo y pistas para correr. Tanto dentro de la ciudad como en los alrededores.

Esto se suma a la costumbre que se dio en la región, el llamado Sueño Australiano; la idea de lograr una casita con jardín y piscina. Por lo que la ciudad se convirtió en la más amplia en extensión del país. Sumando más zonas verdes y espacios abiertos.

Pero volviendo a la visita de estas zonas urbanas, muy recomendable el Capital City Trail, un hermoso recorrido para senderistas o runners, que también podrás realizar alquilando una bicicleta, ofreciéndote una pista de 30 km que atraviesa la ciudad.

La famosa ruta en ferry por el río Yarra, junto a cuyas riberas nació la ciudad, permite unas vistas magníficas. Así como el tour en kayak, son dos formas de tener una perspectiva única de Melbourne.

Pero no todo es paz y tranquilos paseos en esta bella ciudad, porque también es conocida por tener la mejor vida nocturna de Oceanía. Numerosos pubs y discotecas se ofrecen en las noches de Melbourne.

Excelente variedad de restaurantes de gran calidad que añaden a esta urbe su reputación de capital culinaria; coronan Melbourne, que realiza el Festival de Comida y Vino cada año.

Aunque los amantes de los deportes tienen otros buenos motivos para visitar la ciudad. Es en ella donde se celebra el Open de Australia de tenis y los GP de Australia de Fórmula 1 y del Campeonato Mundial de motociclismo.

Es una ciudad viva, cosmopolita y cuidada con esmero.

 

Brisbane

Llegamos ahora a la tercera ciudad por tamaño de Australia, la capital de Queensland. Pasamos del sur del país, a su costa oriental.

Menos conocida que las anteriores, pero igualmente preciosa. Ciudad moderna que disfruta de un hermoso skyline. Si estás pensando en irte una temporada a vivir a este país, quizá debas tener en cuenta que Brisbane es con diferencia más barata que Sidney o Melbourne.

Por este motivo muchos jóvenes australianos han preferido afincarse en ella. Así como la gente que viaja a Australia buscando trabajo. De ahí que se trate de la ciudad con mayor índice de crecimiento de la nación. En la actualidad su área metropolitana no alcanza los 2mill de habitantes.

Brisbane está además asentada ante varias islas, siendo Moreton Island y North Stradbroke Island las más grandes; conformando la Moreton Bay. Una costa sin igual en la que desemboca el río que cruza la ciudad y que lleva su mismo nombre.

Una buena forma de conocer esta ciudad es visitando el parque New Farm ubicado junto a la ribera del río. Los sábados se organizan en él degustaciones de alimentos de la región gratuitas.

Subiendo el río y el meandro que presenta, encontramos el Story Brige, el puente más importante y desde el que se logra una bella panorámica de la ciudad; con el Captain Burke Park bajo uno de sus pies. Más arriba nos esperan el Brisbane City Botanic Garden, una auténtica gozada de lugar para pasear. Y justo en la otra ribera, el Kangaroo Point Cliffs Park, unos pequeños acantilados que tanto son transitables por su parte baja, como se pueden disfrutar de las vistas de su parte alta tomando algo en un local.

También junto al río tendremos el South Bank, extenso paseo ribereño con cafeterías y restaurantes, zona perfecta para pasear o hacer algo de ejercicio.

Y aún sin irnos del río se nos ofrecen descensos en kayak. Incluso nocturnos, con cena al final; aunque esto solo los fines de semana.

La mayor galería de arte contemporáneo de Australia se encuentra en Brisbane, la GoMA; además de disponer de salas con arte indígena.

The Colletive Markets es una propuesta que se realiza viernes noche y fines de semana. Se trata de un mercado urbano en el que artesanos y diseñadores emergentes ofrecen sus productos. Encontrarás joyas, distintos tipos de arte, antigüedades o ropa. Todo ello con música en vivo.

Y qué decir de la vida nocturna de Brisbane, llamada la Ciudad de la Música. Con distintos ambientes por donde moverse; desde la salsa en el South Bank, a los pubs y discotecas en The Valley. En el West End tendrás terrazas con música en vivo, reggae y ritmos rocksteady. Ya en el centro de Brisbane tendrás un montón de opciones para la noche; incluyendo los backpackers, hoteles baratos para mochileros, que cuentan con sus propios pubs y discotecas.

Brisbane es una ciudad que respira juventud y ofrece posibilidades para disfrutarla de múltiples maneras.

 

Isla Fraser

Viajando desde Brisbane dirección norte, se alcanza uno de los rincones más especiales de Australia. Esta hermosa isla, la mayor de arena del mundo y Patrimonio de la Humanidad, es un destino único.

Forma parte del Parque Nacional Great Sandy y muestra un ecosistema sorprendente de dunas, lagos de agua dulce y bosques; todo ello unicamente sobre arena.

La isla es también un refugio para el dingo, el perro salvaje australiano, que actualmente se encuentra en peligro de extinción.

Se llega a ella en transbordador, aunque ten en cuenta que solo los vehículos todoterreno pueden desplazarse por ella y te hará falta alquilar uno. Una vez allí, además de disfrutar del paisaje y sus extensas playas; podrás acceder a sus lagos de agua dulce.

Y es que la mitad de los lagos de agua dulce de duna del mundo se encuentran aquí y es el segundo territorio australiano en número de lagos tras Tasmania. De aguas cristalinas y una belleza inigualable. El más popular es el McKenzie, cerca de la pequeña ciudad de Eurong, con sus 150 hectáreas y tan solo 5 metros de profundidad. Otros famosos son el Wabby, más profundo y fresco, y el Allom, rodeado de selva tropical y hábitat de tortugas de agua dulce.

Hay un montón de lagos, pero el acceso a ellos es más complicado debido a que todo el tiempo recorrerás pistas de arena. El lago Boomanjin, el Birrabeen, … citarlos todos es una locura porque hablamos de un centenar de lagos.

La isla también tiene ríos, en concreto el Eli Creek de la costa oriental es otra zona habitual para bañarse.

Ya en Fraser, podrás hospedarte en un hotel o en un camping. En la costa oriental, cara al Pacífico, se ofrece la posibilidad de contemplar cetáceos. También, pidiendo un permiso, tendrás la oportunidad de hacer acampada libre. Podrás comer en los restaurantes de los hoteles, aunque es recomendable llevar tu propia comida. Recuerda llevar buena cantidad de agua también.

Eso sí, ten en cuenta que esta maravilla natural requiere ser cuidada y tratada con respeto. No se debe alimentar a los dingos, son animales peligrosos y es mejor no tratar con ellos; obsérvalos y no interfieras. Procura no dejar basuras, ni dañar el entorno.

La experiencia de visitar la Isla Fraser es algo inolvidable.

 

Kuranda

Y hablando de otra experiencia que no te puedes perder en Australia, nos encontramos con esta atractiva oferta.

Siguiendo la costa oriental australiana hacia el norte llegaremos a Kuranda, región que nos ofrece sus bosques selváticos. Aunque también una pintoresca comunidad local.

En los 60 se convirtió en destino de aquellos que buscaban un estilo de vida alternativo; esto ha promovido una filosofía artística muy dinámica en la zona. Así que encontrarás un gran número de talleres artesanales; pintores, vidrieros, tallistas, joyeros, alfareros, etc. Venden sus productos en tiendas y galerías del pueblo.

Pero a lo que venimos es a ver su naturaleza. Tendrás acceso a diferentes packs de visita, que te llevarán a disfrutar del Rainforest Park de Kuranda. Se puede acceder en vehículo propio o incluso en tren, recorriendo un entorno increíble.

Esta región es la que habitan los Djabugay, aborígenes que llevan viviendo allí más de 10.000 años. Ellos la conocen como Ngunbay, Lugar de Ornitorrincos.

En Kuranda podremos observar distintas especies autóctonas; por supuesto también ornitorrincos. Es más, estos pueden verse en su entorno natural en el río Barron; el cual posee una serie de cascadas de gran belleza.

El final del recorrido por el Rainforest viene con un descenso mediante un teleférico que recorre toda la cúpula selvática. Y es algo impresionante.

 

La Gran Barrera de Coral

Uno de los mayores atractivos de Australia es el poder visitar el mayor arrecife coralino del mundo.

Continuamos en Queensland, aunque el realidad esta formación nace en Papúa Nueva Guinea. Descendiendo hacia el sur acaba formando una línea paralela con Australia. No es continua, sino que está compuesta por más de 2000 formaciones y unas 1000 islas.

Encontrarás numerosos tours y ofertas para visitarla, debido a su inmenso tamaño y oportunidades que ofrece.

Podrás visitar un gran número de islas en las que acceder a actividades submarinas, que te acercarán directamente a este entorno de ensueño. La fauna de la Gran Barrera es una auténtica maravilla, tortugas, un sin fin de peces de hermosos colores, las famosas rayas o los asombrosos tiburones ballena.

Sin olvidar mencionar la propia Barrera, que posee una belleza hipnótica con sus formas y tonos.

Es un entorno protegido y debes tenerlo en cuenta. Jamás arranques pedazos de coral ni lo dañes. No solo por la majestuosidad que es, sino por lo fundamental de su existencia para los mares.

Además del buceo o el baño, encontrarás otras actividades que se ofertan en la zona. Desde paracaidismo, vuelos que nos ofrecen una visión inmejorable, rutas en catamarán, etc.

Hablamos de un entorno que recorre 2.600 km. Un lugar que nunca te cansarás de explorar.

 

Parque Nacional Kakadu

Y ya al norte del país, tenemos otro lugar designado como Patrimonio de la Humanidad.

Kakadu nos ofrece acceder a naturaleza y también a la cultura aborigen. Aunque tiene el inconveniente de que solo puede ser visitado durante los meses de sequía, ya que en los de lluvias la región se inunda. Entre mayo y septiembre Kakadu abre sus puertas.

Nos encontraremos justo en la región norte del centro australiano, territorio propiedad de los pueblos aborigen Gun-djeihmi, Kunwinjku y Jawoyn.

Para una visita al parque y todo lo que ofrece es vital contratar un safari tour. Existen numerosas ofertas, así que compara y escoge la que más te atraiga. En la ciudad de Darwin, al norte, tendrás la mayoría, así como hoteles y otros servicios.

Una vez en el parque tendrás acceso a un entorno impresionante, naturaleza pura y lugares para el recuerdo.

Además, podrás ahondar en la cultura aborigen, pudiendo acceder a pinturas rupestres con decenas de miles de años. En Kakadu se encuentran algunas de las pinturas rupestres más antiguas de la humanidad.

Los cocodrilos son uno de sus reclamos, ya que en Kakadu habita un gran número de ellos.

Pero es el conjunto que compone sus soberbios parajes, la experiencia en plena naturaleza y el acceso a su cultura nativa, lo que conforma un viaje único.

 

Uluru

No podíamos dejar de mencionar otro de los emblemas australianos, situado en el corazón del país. Aunque hay que recordar que no es la mayor roca del mundo, como muchos creen; este honor lo posee el Monte Augustus, también en Australia.

Llamada Ayers Rock, Uluru es el nombre aborigen. Forma parte del Uluru-Kata Tjuta National Park, junto con Kata Tjuka, el otro gran monolito.

Lo especial de esta impresionante formación, además de su aspecto soberbio rompiendo el horizonte, es su naturaleza mágica. Lugar sagrado para los aborígenes. Serán ellos los mejores guías que podrán llevarte e informarte, tanto de la flora y fauna de la región, como de la mística que rodea sus dos grandes rocas.

La mayor parte de Uluru se encuentra bajo tierra, sobre ella se alza 348 metros y a 863 del nivel del mar.

Parte de su magia es visible contemplándola, pues Uluru cambia de color según el tipo de luz que reciba. La estampa más habitual y que encontrarás en la mayoría de las fotografías es con ese hermoso tono ocre, resultado del atardecer. De un pardo apagado a lo largo del día o argentada en los escasos días de lluvia.

Para los pueblos aborigen Anangu, Uluru es el Ombligo del Mundo. Es quizá su mayor templo, centro de su ancestral culto religioso. Cada grieta o estría de esta formación tiene una leyenda que la explica y da sentido.

Por ejemplo, para ellos este fue el lugar donde se libró la última batalla en la guerra contra los Hombres-Serpiente; pueblo invasor que asoló la Tierra. La reina Bulari encontró el modo de vencerlos y acabar con su amenaza. Dicen que muchos fueron encerrados bajo la roca, donde aún hoy siguen prisioneros.

Y como esta un centenar de leyendas que sorprenden al visitante, rodeado en este paraje sacado de un sueño. Recuerda que para los aborígenes la vida real y el sueño se entrelazan, en un multiverso en que todo es posible.

Dejándote llevar por la esencia que inspira Uluru y el territorio que gobierna, es fácil entenderlo.

 

Tasmania

Hay mucho que ver en la inmensa Australia. Mucho que experimentar. Pero nosotros vamos a poner el objetivo ahora fuera de ella, en su pequeña hermana del sur.

Ignorada por el turismo masivo se nos presenta una isla distinta, con ofertas que te permitirán disfrutarla

Su mayor población es Hobart, en la costa sur de la isla, también es su capital. Población tranquila y agradable en la visita, con buenos servicios a tu disposición. La región en que se encuentra es preciosa y un gusto visitarla.

Además de esas plácidas poblaciones que, como su capital, nos acogen alegres; lo que Tasmania ofrece es naturaleza. Entornos bellísimos y una fauna sorprendente.

Quién no conoce al famoso Diablo de Tasmania.

Tasmania se muestra natural y hermosa. Si lo que te atrae es la exploración y dejarse bañar los sentidos, se te ofrecen muchas fórmulas.

Una forma excelente de contemplar las maravillas naturales de esta isla es la ruta Overland Track; que te llevará a través de 65km por unas impresionantes regiones del interior. Desde Cradle Mountain hasta Lake St Clare.

La opción de hacer el recorrido a pie, acampando y dejándose empapar por el entorno, se nos ofrece atractiva. Se tarda varios días y es preciso pedir permisos, aunque es algo a tener muy en cuenta si lo que se busca es experimentarlo de un modo único.

Y volviendo a los famosos Demonios, es en la Cradle Mountain donde podrás visitar el Santuario de los Demonios de Tasmania. Allí no solo tendrás la oportunidad de contemplarlos, sino también conocerlos de verdad, los peligros que sufre esta tímida especie de marsupial y la lucha por su recuperación.

El Parque Nacional Freycinet es otro de sus parajes imprescindibles, se encuentra al sur, próximo a la capital. Allí nos aguarda la Wineglass Bay, lugar de ensueño.

El Parque Nacional del Sudoeste, el de Mount Field o el crucero fluvial que atraviesa el Parque Nacional Franklin-Gordon Wild Rivers.

Tasmania tiene 17 Parques Naturales, conectados por distintos senderos; un auténtico reclamo para aquellos que disfrutan el senderismo.

Aunque hay que planificar bien los recorridos. Algunos de ellos son cómodos y de fácil tránsito, otro pueden convertirse en una aventura. Es el llamado Territorio Virgen Tasmano.

Y como siempre recordar que cuando uno se encuentra en entornos de este tipo debe aumentar su propia responsabilidad. Tanto para no sufrir daños, como para no causarlos.

Tasmania nos da aventura, la tranquilidad de sus gentes y un paraje único para el recuerdo.

 

Las playas australianas

Cómo hablar de Australia y no mencionar ni una sola playa. Pues reservándolas para este listado.

Aquí os ofreceremos las mejores playas de uno de los países clave en el surf y los deportes de vela.

Sidney, la gran metrópolis, tiene dos famosas playas que ofrecer a sus visitantes.

La Manly Beach, tranquila y familiar, es una de ellas. Cuenta con una piscina resguardada y escuela de surf; tanto para principiantes como experimentados. Varios campeones de surf se iniciaron en esta bella playa de kilómetro y medio de largo.

Cuenta con un agradable paseo arbolado y distintos servicios.

La Bondi Beach quizá sea la más famosa playa de Sidney. De 1 km y amplio arenal, concurrida y dinámica; en ella se suelen celebrar eventos surf, carreras y representaciones artísticas. Incluso un festival de cometas, el Festival of the Winds.

La Campbell Parade es la calle que transcurre junto a la playa, llena de cafeterías concurridas, restaurantes y tiendas; especialmente de surf.

También se ha convertido en lugar de encuentro navideño; ya que la Navidad australiana se disfruta en la época cálida. Allí se reúne un montón de gente para festejar y ver los fuegos artificiales.

En las Islas Whitsunday al norte en Queensland, junto a la maravillosa Gran Barrera de Coral, te espera Whitehaven Beach. Una maravilla paradisíaca. Llega en vuelo o en lancha, pero tienes que ir.

Con una línea de unos 7km, de arena blanca y que por mucho que el Sol de en ella no se calienta. De aguas turquesas en un entorno casi virgen. La misma isla obliga a ser visitada.

Al sur de Brisbane se encuentra Gold Coast, que como su nombre indica ofrece un litoral costero impagable. Allí tenemos la Surfer´s Paradise Beach y otra vez no engañan al llamarla así.

La espectacular ciudad, con su skyline costero, y la movida vida nocturna; se suman a un mar perfecto para el surf.

Y en la misma Brisbane nos sorprenden con una playa artificial en la misma ciudad, en el ya mencionado South Bank. Algo más a añadir a este elegante y hermoso paseo. Sin olvidar mencionar que se ofrecen también actividades para los más pequeños.

No se puede hacer un listado de las mejores playas australianas sin mencionar Noosa Beach. Este maravilloso y blanco arenal acompañado por la selva que lo enmarca, junto a los mejores servicios; nos muestra sus hermosas aguas cálidas.

Se encuentra al norte de Brisbane y como en el resto de playas de esta región, se nos ofrece el aprender a surfear. Pero en Noosa dentro de una calma y paz gratificantes.

Y ahora nos volvemos a trasladar a la Isla Fraser, que se encuentra a pocos km al norte desde Noosa Beach. Porque allí, además de sus mágicos lagos de agua dulce, tenemos la 75 Milles Beach.

Efectivamente, otra vez Australia nos demuestra que llama a las cosas por su nombre. La playa mide 75 milla, o lo que es lo mismo, algo más de 120 km. Podríamos llamarla playa salvaje, porque no es un lugar lleno de gente tirada tomando el sol, ni bordeado de tiendas. Aquí estarás tú y el mar. Recorrela con el 4×4 hasta Indian Hedis, desde donde tendrás unas vistas de toda la zona.

En Exmouth, en la costa occidental australiana, encontrarás muy buenas playas. Como por ejemplo Turquoise Bay; con buenos servicios y actividades. Arenas blancas y aguas increíbles para bucear.

Y no nos olvidamos de Tasmania, porque allí también tenemos buenas playas que visitar.

En Freycinet su hermosa Wineglass Bay ofrece un arenal que obliga a ser disfrutado. O Friendly Beaches; de arenas blancas y dunas.

La Seven Mile Beach, tan larga como dice, es otra más que Tasmania posee. Y como con el resto, mucho más íntimas que las más conocidas australianas.

Y podríamos cubrir páginas y páginas mencionando playas de prestigio internacional o menos conocidas pero igualmente atractivas.

Tanto Australia, como todas las islas que conforman la nación, ofrecen rincones costeros donde divertirse, disfrutar momentos románticos, familiares o encontrarse a uno mismo.

La inmensa oferta playera que propone el país es francamente difícil de superar.

 

OTRO MUNDO

Australia es literalmente otro planeta.

Con una fauna y flora totalmente únicas, paisajes increíbles y dispuestos a la aventura.

Es otro mundo que se colonizó y en el que se han alzado ciudades vibrantes, modernas, que desbordan un atractivo envidiable.

No hay nada como Australia, es un entorno totalmente aparte.

Quizá los aborígenes tengan algo de razón, quizá hayan traído sus sueños al mundo despierto, moldeando su tierra.

Así que no vayas a visitarla, sino a soñarla.

Comparte:Share on FacebookShare on TumblrEmail this to someone
Síguenos:
  • Instagram 2
  • Facebook 2

Autor entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *